martes, 8 de marzo de 2011

11.- Y el círculo se cierra.

Hacía ya tiempo de la muerte de Cámulos y el inframundo reclamaba un líder. Alguien poderoso y con ansias de destruir el mundo tal y como se conocía. A fin de cuentas, alguien capaz de luchar por la causa: La venganza.
La pequeña Epona y la sublebada Morrigan no eran capaces de controlar al numeroso séquito de la diosa Marina, esa era función del destruido demonio Cámulos, y ahora debían buscar a alguien a su altura.
Las dos hermanas buscaron entre todos sus hermanos, y se fijaron en la menor de todos. La última hermana en ser concebida cumplía un requisito que la hacía merecedora de su puesto en el círculo de poder. Se trataba de Panas, la última hermana...
Panas, al igual que sus hermanas, no tenía aspecto demoníaco, su aspecto, de hecho, era incluso entrañable, lo cuál era su mejor herramienta, ya que no formaría parte del círculo, sin poder escapar del inframundo...
Numerosas hembras, desde las estilizadas elfas hasta las más robustas orcas, invocaban su poder. Era llamada la diosa de las embarazadas, pues al ser invocada y a cambio de un módico precio, Panas volvía a sus hijos sanos, robustos y adorables... y ella poco interesada en las futuras mamás, aprobechaba saciando su sed de sangre con algún incauto transeunte...
La escalofriante Panas, sería mucho más prudente que su antecesor, a diferencia de él, ella disfrutaba actuando como una sombra, cazando abrigada por la noche y devorando a sus víctimas oculta entre arbustos, como buena depredadora. Disfrutaba, incluso, de ser tratada como una diosa, adorada y venerada, Panas se sentía especial, abrigada... Anhelaba ser una diosa, lo deseaba con locura y mataría a cualquiera para conseguir su propósito.
El círculo debía ser cerrado, y la ceremonia tuvo lugar en la sala del nacimiento, justo en esa sala Marina tuvo a los hijos de Kaín, allí empezó todo...
Marina, con la mirada ausente presidía la ceremonia, a su derecha Epona y a su izquierda Morrigan, delante de ella Panas. Sería iniciada y al igual que a sus hermanas se le sería encomendada una misión: debería dirigir con mano dura a todo un ejército de demonios. Algo grande se acercaba...el fin de todo y el principio de la nada, un gran cambio de poder que está por producirse...



Licencia de Creative Commons
Por todos mis dioses is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at portodosmisdioses.blogspot.com.